Uso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. Aceptar

Magazine de peluquería y barbería

Todos sobre la peluquería, barbería y maquillaje. Noticias, Tendencias, trucos, consejos y mucho más...

Cómo crear un protocolo para tu salón de peluquería – Parte 2/3 Rentabiliza tu salón

Cómo crear un protocolo para tu salón de peluquería – Parte 2/3

Secuenciación de los protocolos en los salones

Como ya se ha comentado en la primera parte de esta serie, debería existir un protocolo para cada acción que se realice en el salón. Cada protocolo tendrá distintos tiempos de realización y todos han de incluir descripciones claras sobre el servicio que se esta tratando.

También existen protocolos genéricos, es decir, los que recogen todos los procedimientos que se realizan a un cliente desde que entra en el salón hasta que sale del negocio.

Recibimiento del cliente

Se trata de una primera toma de contacto con el cliente. Es muy importante que la bienvenida sea agradable ya que se trata de la primera impresión que el cliente obtiene sobre el negocio. Durante la acogida, debemos acomodar y guiar al cliente. Incluso si todo el equipo está ocupado, un saludo, una sonrisa y algunas indicaciones harán que se sienta atendido durante la espera.

El profesional ha de fijarse en diferentes aspectos del cliente que le servirán de ayuda más adelante. Anotaremos mentalmente las características del cabello del cliente. Entre los factores a considerar se tendrán en cuenta la longitud, el color, el nivel de sensibilidad, el grosor, la textura y la densidad.

Además, se debe tener en cuenta toda la información visual que haga referencia a la personalidad del cliente. No sólo del corte de pelo, también de su ropa, los colores y el estilo. Si viste de forma conservadora, a la moda, estilo sport...

Por último, observaremos la forma que tiene el cliente de comportarse. Cual es su tono, su forma de hablar, su lenguaje verbal y también el no verbal. Toda esta labor debe hacerse de forma discreta y sin incomodar al cliente.

Estudio del caso concreto del cliente

Antes de realizar cualquier servicio es de vital importancia analizar el caso concreto de cada cliente. Para ello nos ayudaremos de formularios o entrevistas para conocer más a la persona y la razón por la que ha acudido a nuestro salón de belleza llevando a cabo esta parte del proceso en un espacio con intimidad para facilitar al cliente que comparta con nosotros sus inquietudes y deseos. Con ello trataremos de averiguar que servicio es el que demanda de nosotros.

Evaluaremos las características del cabello en profundidad, pidiendo permiso y con respeto para tocar su cabello. También es recomendable analizar las características de la morfología del cliente para decidir que estilo se ajusta mejor sin olvidar los hábitos de peinados y mantenimiento que realiza en su cabello.

Estos datos serán recogidos en fichas o en un software informático que almacene la información con el fin de poder revisarlos en cualquier momento.

Diagnóstico y planteamiento de la propuesta de servicio

Con toda la información adquirida durante la conversación con el cliente, el profesional deberá realizar un análisis y presentar una propuesta que se ajuste a su caso. Para ello ha de tener en cuenta si el servicio que el cliente quiere es viable teniendo en cuenta las características capilares asegurando que el cabello quedará en buenas condiciones pero sobre todo si se ajusta al estilo del cliente.

El profesional elegirá cuales son los productos necesarios y cual es el orden a seguir en cuanto a lo procedimientos, así como quien realizará el servicio.

Explicaremos detalladamente la propuesta, los productos necesarios, como se va a desarrollar el proceso y cual será el resultado final adaptado a las características de su cabello. Si la respuesta del cliente es negativa, se tratará de adaptar la propuesta hasta que se acerque a lo que el cliente desea. Cuando el cliente acepte, se le recordarán los procedimientos con el fin de evitar confusiones o malentendidos.

Elección del los medios técnicos necesarios

En esta parte del protocolo se especifican las herramientas y los aparatos que van a ser necesarios para realizar el servicio. De esta forma los profesionales que vayan a realizar un proceso concreto contarán con los mismos recursos. Antes de comenzar, se ha de comprobar que los materiales, los productos y los aparatos que se vayan a utilizar estén en buenas condiciones para su uso.

Preparación de los materiales y preparación del cliente

Por razones de higiene y de comodidad, los medios técnicos que haya que usar para la realización del servicio, deben estar ordenados de forma pulcra. El profesional puede valerse de mesas o tocadores auxiliares en los que poder organizar de forma sencilla los materiales a utilizar. En este paso se prepararán los productos que necesiten una mezcla o disolución.

El profesional también ha de tener en cuenta si necesita algún tipo de protección como guantes o gafas especiales para realizar el servicio. La protección en este caso es esencial con el fin de no dañar la vestimenta o, incluso, la piel.

En cuanto a la acomodación del cliente, será en los sillones de lavado o en el tocador, dependiendo de lo que el protocolo del servicio indique y ofreceremos todas as comodidades posible para hacer del servicio una experiencia agradable y positiva.

Realización del servicio

En este paso se seguirán las pautas marcadas para los diferentes procedimientos a seguir para realizar el servicio de forma correcta. Las acciones varían para cada proceso pero algo común es el bienestar del cliente.

Últimas recomendaciones y despedida del cliente

Cuando el proceso ya esta finalizado, el profesional deberá asesorar al cliente en cuanto a lo que hacer para mantener el cabello perfecto al salir de la peluquería. Entre estos consejos deberán estar incluidos los cosméticos que deben aplicarse en el domicilio y cual es el tratamiento a seguir. Además, como secar y peinar el nuevo estilo y hábitos que son sanos para el cuidado de su cabello. Es recomendable añadir cada cuanto tiempo el cliente debería acudir al salón para el mantenimiento del look.

Ficha técnica y valoración final

Finalmente, se evaluará el grado de satisfacción del cliente preguntando si el resultado es de su agrado y si cumple con sus expectativas. Además es necesario estudiar el acabado del cabello tras los procesos realizados en éste.

Por último se pasará a introducir en la ficha del cliente información sobre los gustos del cliente y los procedimientos realizados durante el servicio.

Esperamos que te continúes poniendo en marcha un protocolo para tu salón de peluquería y que te te ayude a enamorar a tus clientes. Si quieres aprender más sobre como hacer crecer tu negocio de peluquería y como implantar un protocolo accede a nuestras formaciones y vídeos paso a paso para que tengas éxito en tu salón de peluquería.


Recomendamos