Uso de cookies
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. Aceptar

Magazine de peluquería y barbería

Todos sobre la peluquería, barbería y maquillaje. Noticias, Tendencias, trucos, consejos y mucho más...

Descubre que tipos de clientes existen en los salones de peluquería Rentabiliza tu salón

Descubre que tipos de clientes existen en los salones de peluquería

Dedicarse al sector de la peluquería y la estética, supone un contacto y una relación muy estrecha con las personas, implica trabajar de cara al público, saber aconsejar la solución correcta en cada caso y algo muy importante, saber escuchar para obtener la información que te ayudará a diseñar tu comportamiento, a elegir las técnicas y productos adecuados y a planificar una propuesta personalizada en cada cliente y por tanto no se puede dejar de lado la formación profesional en cada uno de estos apartados.

¿Conoces a tus clientes?

Todos los profesionales deben tener nociones sobre cómo tratar a los clientes para que se encuentren lo más cómodos posible y sientan que pueden depositar en ti su confianza para ponerse en tus manos en cualquier ocasión. Sin embargo, esta tarea no siempre es fácil. Cada cliente es diferente, recibe nuestro comportamiento de manera distinta y hay que saber analizar sus gustos y necesidades y estar preparado para actuar en consecuencia. Para ayudarte a identificar los diferentes tipos de clientes que pueden acudir a tu salón de peluquería, hemos hecho un resumen de los perfiles más comunes.

Clientes en contra de los cambios

Este tipo de clientes entienden el cuidado personal como una necesidad. No es algo que hagan porque les guste ni les preocupe. Siempre pedirán los tratamientos más básicos que ofrezca el salón como un corte de cabello o una coloración global. Estos clientes reacios, no suelen estar abiertos a otras opciones que se ofrecen en los salones de peluquería y cuesta convencerles para que exploren opciones de color diferentes o para que usen productos nuevos en sus casas. Te recomendamos que seas paciente y un poco persuasivo pero sin ser excesivo porque si no, se estresarán, se sentirán presionados y no querrán volver. No desistas de ofrecer pequeños nuevos cambios aun sabiendo que su respuesta será una negativa, nunca sabes cuando están esperando la nueva sugerencia y si después de tanto tiempo, no eres tu quien hace la propuesta, lo habrás perdido para siempre.

Clientes introvertidos

Los clientes introvertidos son callados e intentan pasar desapercibidos. No les gusta llamar la atención y son muy reservados y pensativos a la vez que observadores.  Construyen sus críticas en silencio y es difícil saber si vas por buen camino. A la hora de trabajar con ellos hay que tener mucho cuidado de no presionarlos más de lo necesario para que realicen un cambio en su estilo. Por norma general, son personas que llevan peinados cómodos y  prácticos que les ayude en su día a día y no están muy abiertos a opciones novedosas o atrevidas. Si en algún momento quieren realizar algún cambio en su look es importante recordarles constantemente que los resultados son sólo temporales. Además, hay que darles todas las opciones posibles y dejarles un tiempo para que sean ellos los que dedican cuál va a ser la elección final.

Clientes sin tiempo para peinarse

Este tipo de clientes valoran su aspecto físico pero no quieren dedicarle más tiempo del necesario. Sienten que su tiempo está para ocuparlo en tareas más importante y no en peinarse. A la hora de tratar con ellos lo mejor es hacerles sentir especiales e identificarse con sus problemas de tiempo, de esta manera sentirán que no están perdiendo el día en la peluquería. Para que se encuentren a gusto es recomendable ofrecerles horarios flexibles que se adapten a su estilo de vida y realizarles trabajos que requieran de técnicas rápidas y sencillas que ellos mismo puedan emular en sus casas. Y si algo esperan de ti, es que les hagas capaces de conseguir en casa con el mínimo esfuerzo, el mismo resultado que cuando tus manos están merodeando por su cabello.

Clientes adictos a las tendencias

Los clientes adictos a las tendencias conocen a la perfección las últimas novedades en peluquería y  lo normal es que quieran probarlas todas. Para trabajar con estas personas es importante estar muy concentrado para captar bien qué es lo que quieren, ya que siempre lo tienen muy claro. Siguen las tendencias hasta la últimas consecuencias y la labor del profesional, en ocasiones, es suavizar sus peticiones. Ofrecerle un cambio moderno y tendencioso pero que vaya acorde con la persona porque no todas las tendencias son adecuadas para todo tipo de clientes.

Clientes preocupados por su profesión

Este tipo de clientes están muy preocupado por su imagen de cara al mundo laboral. Tienen las ideas muy claras sobre qué es lo que quieren y qué es lo que mejor encaja con su profesión y su imagen. Suelen ser muy directos y pueden intimidar al personal más joven del salón con sus comentarios. Por eso es importante mantener la calma y la profesionalidad y escuchar atentamente sus peticiones. Tienen claro cuál es el estilo que mejor va con ellos y siempre están abiertos a probar nuevos productos que mejoren el acabado, en especial si además les ahorran tiempo. Estos clientes no se sienten atraídos por las promociones pero si pagarán más dinero por unos productos de calidad y bien recomendados.

Clientes jóvenes

Los clientes más jóvenes  son los más atrevidos y los que siempre están abiertos a probar estilos y técnicas nuevas. Aunque hay ocasiones en las que tienen una idea muy clara de lo que quieren y no dejan que nadie les haga cambiar de parecer. El tiempo que están en el salón les gusta sentirse importantes y hay que dedicarles el tiempo que necesitan sin juzgar su posición ya que pueden no ser independientes económicamente. Es recomendable hablar con ellos sobre temas de su interés para ir ganando poco a poco confianza con ellos. Cuanto más a gusto se sientan mejor y con más detalle expresarán lo que quieren.

Esperamos que estas descripciones sobre los diferentes tipos de clientes, te ayuden a mejorar la atención y servicios que ofreces en tu peluquería. Esperamos haberte ayudado y te invitamos a acceder a nuestras formaciones de peluquería y vídeos paso a paso.


Recomendamos